Rossemarie Caballero Vega nació en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.  Activista, gestora, comunicadora, docente, autora boliviana. Escribe poesía, cuento y novela. Estudió Letras y Comunicación en la Normal Católica, y Lingüística e idiomas en la UMSS. Vive como piensa: con libertad e independencia.
Fundó y Dirige el Taller de Creación Literaria NERUDA, hoy devenido en Taller de creación y edición literaria de la escritora.

Realizó estudios de especialización en Lengua y Literatura españolas e Investigación en Madrid, y participó como periodista cultural en el Ciclo “Francophonie, Théatre au féminin” en París, el año 1999. Hizo la Maestría en Didáctica de la enseñanza de lenguas extranjeras: francés, inglés y castellano, en la UMSS, 2006-2007. Cursó la Maestría Educación sociocomunitaria productiva, del III – Convenio Andres Bello, 2012- 2015.
Publicó artículos de prensa en el Diario Opinión en su Columna “Repensar Actitudes”. Es miembro del Consejo editorial de la Revista Temas (www.temascbba.com). Sus escritos abrazan los géneros de narrativa, lírica y dramática. Publicó los siguientes libros:

TítuloAño
Los dados eternos, teatro1996
Antítesis , poesía1998
Hojas de Eva, poesía2004
In Versos: Funerales de la poesía2006
Enigmas de la esfinge y otros relatos2007
El vuelo de la esfinge, novela2009
Los vagidos del gato, relatos2009
Hilo con hilo, poesía2011
Mujer que no fuma, cuentos2012
Los espejos de Fabia, novela2014
Obsesiones, relatos2016
El vuelo de la esfinge. Versión completa, novela2018
Juego de Trenzas, cuentos2018
Escritoras Cochabambinas. Antología de poética y narrativa.2018
Ni aguja ni reloj, poesía2019
Escritoras Cruceñas. Antología poética, narrativa y drama.2019
Escritoras Contemporáneas Bolivianas. Antología poética, narrativa y drama.2019

Como activista y gestora cultural perteneció a la agrupación Mujeres Poetas Internacional, pero por factores de desacuerdo con el manejo discrecional de la ONG por parte de su fundadora, renunció.
Trabajó como docente en la Escuela Superior de Formación de Maestros “SImón Rodriguez” de Cochabamba, “Enrique Finot”, de Santa Cruz de la Sierra. También fue docente en la Escuela Superior de Formación de Maestros “Juan Misael Saracho”, de Tarija. Por motivos familiares desde 2016 se ausentó a Buenos Aires, Argentina, donde creó el proyecto EC-B de rescate, compilación y difusión de la literatura escrita por mujeres en Bolivia y publicó tres libros, a saber: Obsesiones (2016), Juego de trenzas (2018) y Ni aguja ni reloj (2019).

http://wordecillas.blogspot.com/ es un blog que la autora creó bajo la guía del Ministerio de Educación y sus Cursos de Weblog.

Su obra aparece en Enciclopedia gesta de autores de la literatura boliviana (2005); Breve poesía desde Santa Cruz (2009); Diccionario de la Literatura Boliviana (2009); Antología de la poesía comentada (2010); Los tres cielos. Antología de la amazónica de Bolivia (2013); Diccionario crítico de novelistas bolivianas (2013); Erótica (2017); Cuentos extraordinarios de Bolivia (2017); Antología de narrativa Nuevos rumbos (2018), Antología estaño y plata Argentino boliviana (2019), Cuentos fuera de serie (2019), entre otros.

Actualmente prepara sus nuevas publicaciones desde Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, donde reside con su esposo Guido Subieta Arredondo, habiendo dejado Buenos Aires como una página llena de realizaciones.

Qué dice la gente

Gaby Vallejo Canedo, numeraria de la Academia Boliviana de la Lengua se refiera al estilo de Rossemarie de la siguiente forma “…la conocemos desconcertante, dando sorpresas, volcando siempre en algún lugar lo establecido, lo definido para sacar de allí, su libertad y su poesía” (Blanco Mamani, 2005).

Su obra Enigmas de la esfinge y otros relatos RECIBIO EL PREMIO DEL CONCURSO DEPARTAMENTAL Cuento Comteco Orgullosamente Nuestro (Cochabamba 2006), esta obra la catapultó como narradora y fue la que dio origen a la novela El vuelo de la esfinge (2009), aceptada gratamente por el círculo de escritores bolivianos, entre ellos Willy Oscar Muñoz  quien catalogó la novela como “…una importante contribución en la búsqueda de nuevas formas literarias para las escritoras bolivianas”(Muñoz, 2013). El poeta Luis Andrade Sanjinés dice “Rossemarie Caballero más que boliviana es latinoamericana; y más que latinoamericana, universal–, como heredera en línea directa de la más acendrada, y ya rica, tradición woolfiana, de la cual es tributaria, pero con un concepto auténticamente personal y latinoamericano, que ahora nos entrega una novela lírica con un sugerente y provocativo título El vuelo de la Esfinge”(http://www.poetasdelmundo.com/detalle.php?id=1745, 2009).

La forma de empezar es dejar de hablar y empezar a hacer.

Walt Disney

Sobre “Obsesiones-Antología Personal” de Rossemarie Caballero
Osvaldo Víctor Fernández

Hay un léxico conciso, fluido, imbuido de percepción, un modo de contarnos que trasciende los escenarios donde se montan las diferentes tramas, para abarcar lo que César Vallejo denomina “el vuelo del talento”.Un punto destacable en su narrativa es la agudeza para crear y recrear a todas las mujeres que aquí vamos a encontrar, y los itinerarios que cada una de ellas nos hará recorrer. http://www.ecdotica.com/2016/12/22/sobre-obsesiones-antologia-personal-de-rossemarie-caballero/

Son nuestras decisiones, Harry, lo que muestran quién somos, mucho más que nuestras habilidades.

J. K. Rowling

“Una pequeña joya de estilo”, por la doctora en literatura Elena Ferrufino Coqueuniot. Enigmas de la esfinge y otros relatos (2007).

“El vuelo de la esfinge” trae una buena noticia para la literatura boliviana. La noticia es que su autora, Rosse Marie Caballero Vega, se animó a hacer algo diferente y digo hacer, no solamente escribir, porque en esta novela existe una renovación total de la estructura narrativa, como de la forma de narrar. La novela denota un deslumbrante sentido de narrar, de contar, de hacer literatura que seduce al lector.

El poético título abre una enigmática obra muy bien trabajada, palabra por palabra, con una profunda sensualidad que se desliza por el largo monólogo de una mujer que intenta exorcizar sus fantasmas interiores y exteriores. 

Sin embargo, no es únicamente la voz de la mujer, hay otros registros, la madre y las voces anónimas que se expresan, irónicamente, por medio de acrósticos o solicitadas dirigidas al Presidente de la República. El telón de fondo de “El vuelo de la esfinge” es el propio país y la enrarecida atmósfera política es la del año 2008, pero su autora va más allá de la realidad cotidiana, demostrando una particular sensibilidad por lo que está velado por la escandalosa cotidianidad, repito: hace literatura. En este interesante juego de planos, entre la sensual voz de la protagonista que va revelando sus secretos y el humor negro, pero fino, de las voces que develan los ocultos deseos de los aduladores de la política, se avanza cómodamente siguiendo el ritmo poético de la narración.

Esta sensualidad y ritmo poético solamente los había sentido leyendo la novela “La sonrisa corta” de Gigia Talarico y el libro de cuentos “Vaginario” de Paola Senseve, sin embargo Caballero transgrede la estructura clásica de la novela y la convierte en una obra única en su presentación, algo nuevo en Bolivia.

Ya en el contenido hay que reconocer que la voz femenina, la hija y amante, que no la de la madre que es “castradora”, es una voz libre y liberada, antimachista, iconoclasta, pero también pretendidamente esquizofrénica lo que otorga desprevenidos giros que sorprenden en la lectura. Es la voz de una mujer contemporánea, con todos los riesgos que esa palabra pueda significar.

La novela cierra con una carta abierta al Presidente de la República que bien puede considerarse una joya de la sátira política. En resumidas cuentas una excelente novela.

Homero Carvalho Oliva

000

No llores porque se acabó, sonríe porque sucedió.

Dr. Seuss

Construyamos algo juntos.


Entrevista

A %d blogueros les gusta esto: