No es una constelación de estrellas, pero es magia y poesía

LAS TRES MARÍAS, POETAS COCHABAMBINAS DE VANGUARDIA

La página inicial del poemario Las Tres Marías, publicado a inicios del siglo XXI lleva la inconfundible apreciación titulada  A manera de prólogo, y firma del recordado Carlos “Chaly” Rimassa Mercado, gestor de la publicación artesanal en aquel tiempo, a saber:

Esto es la poesía.
apenas una forma de recordar, apenas
- Entre el hombre y su orilla- una señal, un puente.
No un don de fácil música ni una gracia riente.
Margarita Michelena

 A MANERA DE PRÓLOGO

 “LAS TRES MARÍAS” suena a constelación, a magia. Tres poetas mujeres unidas por un nombre en el espacio y en el tiempo, reunidas por su voz poética, amarradas en este lapso solamente por lo de ‘María’. Tres voces, tres sentimientos cargados de vivencias e íntimo erotismo de brillantes alegorías. Como toda antología, responde a una elección personal subjetiva y parcial en el momento de transcribir los poemas de una u otra. Ellas son:

MARÍA DE LA CRUZ BAYÁ

ROSSE MARIE CABALLERO

MARÍA LUISA RENDÓN

Pasión, entusiasmo, exploración interior marcan las voces de estas tres inspiradas poetas. Cada cual con su singular manera de percibir el mundo -su mundo- experiencia de rara intensidad, dada por sus particulares miradas, cuya significación finalmente brotará del encuentro entre el poema y el lector.

Carlos Rimassa
Antologador
Las Tres Marías en 2008, Edificio de Av. Potosí, Cochabamba, Bolivia. Izq. superior, María Cruz Bayá, izq. inferior, María Luisa Rendón; derecha, Rosse Marie Caballero.

La antología Las Tres Marías, salió en octubre de 2010, fue presentada en la Feria Internacional del Libro de Cochabamba por el reconocido autor y artista plástico Carlos Rimassa y las tres poetas incluidas en la selección. Entre el público asistente se encontraban amigos y escritores como la eximia poeta Blanca Garnica y el editor Marcelo Paz Soldán.

Con los años, el libro se hizo virtual, pudiendo encontrarlo en la dirección que aparece al final de esta crónica.

En esta nueva década, y después de 11 años las poetas se han vuelto a reunir, esta vez en el cálido hogar del Poeta Antonio “Soldado” Terán Cabero, Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal, compartiendo la tertulia con la preciosa Carmiña Terán, esposa del poeta, y el amigo Remberto Siles.

Amigos poetas visitando al Soldado Terán (izq.) en su domicilio en Cochabamba el día 23 de marzo de 2021.

Durante la tertulia se pudo leer poemas de María Luisa Rendón Vallejos, quien, en sus Vientos danzantes, 2019, dice:

5

Abrazos

que rompen lluvias

desmedido embiste

tu amor

marea súbita

venganza sin culpa

a los mas baldíos

parajes de la memoria

imponderables huecos

que los párpados

no rasgan.

6

Trizaduras

agonizando agazapadas

doblez nombrándose

en la espiga seca

y sin cuerpo,

¿Cuáles de ellas amedrentada

de signos no tendrá fin?

(Del libro Vientos Danzantes, 2019. Gráfica “JV”, Cochabamba, Bolivia).

La poesía de María Luisa Rendón es fuerte, destroza el entendimiento, como afirma, Antonio Terán, “Lúcida iluminación y en la compleja y a veces hermética plasmación escritural”, desarma.

Asimismo, a continuación apreciamos los textos de María de la Cruz (conocida también como Marycruz) Bayá Claros, quien escribe remembranzas de la solitaria y asombrante infancia nunca ida de la memoria de seres sensibles como la poeta:

17

Descubrí de tu mano

la plaza principal

de mis infancias

en relatos de salteña

bajo el pino central,

nido de la nostalgia

de cóndores indómitos.

el cielo también estaba ahí,

cuando las luces iluminaban

la Navidad,

mientras mirábamos absortas

 vitrinas colmadas de juguetes.

(Del libro Calamarca, 2014. Talleres Gráficos Kipus, Cochabamba, Bolivia).

Un poema de un libro enteramente dedicado, como pocas veces,  a la nana, a la niñera, que consumió su vida en el hogar de la familia de Marycruz.

Es otra arista de la poeta, la espiritualidad, y dedica un texto de las quince estaciones del Vía Crucis. Compartimos una de ellas:

VII Estación

Jesús cae por segunda vez

¿Pesa tanto la congoja de saber que nos perdemos por la malicia que habita en la angurria de poder y la ambición de tener, anulando nuestro ser?

¡Qué dolor!

¡Qué impotencia!

Caes por segunda vez…

Vuelves a abrazar la tierra acariciando nuestras huellas, atrapándolas para reencauzar la esencia de nuestros pasos, con el lenguaje que desencadena tu sangre, Cristo Mío.

Y nuevamente de pie, seguimos el camino…

Así, entre la desesperanza y el miedo, tu compromiso de continuar es el faro, que guía e impulsa.

La vida no tiene como límite la muerte, porque después de ella se levanta y habita en la sabiduría del amor del padre.

Señor, ayúdanos a comprender que el camino hacia ti requiere compromiso y perseverancia.

Señor, que entendamos que la patria es el hogar de todos y que por ello debemos levantarnos del sometimiento al odio, para seguir andando en unidad.

Señor, pequé,  ten misericordia de mí. Pecamos, señor, y nos pesa. Ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Avemaría, Gloria.

(Del libro Vía Crucis, 2018. Cochabamba, Bolivia).

Finalmente, como la otra María que soy, Rosse Marie (Rossemarie o Rosse Mary) Caballero Vega,, radicada desde algunos años  en Buenos Aires- Argentina, pero actualmente de visita en la linda Llajta cochabambina, adhiero dos poemas de mi último poemario titulado Ni Aguja Ni reloj.

II

si mirásemos

pasar la nube

 y sonriésemos

¿sería igual?

detenida en el reloj la aguja espera

que pase el tiempo, que pase el tiempo

 la aguja transpira y el reloj no se mueve

busca un técnico que la repare

el reloj duerme

está cansado

la aguja sabe que sin él no tiene sentido

se separa, brusca

salta del reloj

y es nada

ni aguja ni reloj

nada.

IV

un destino dicen

que me trajo a ti aquella tarde en tu sonrisa

el destino dicen

y las magnolias cantan

una ciudad, un mundo

 la adolescencia se instaló en el olvido

 porque el destino dicen

 marcó tu partida

 pero las magnolias cantan

y en la cornisa come su tela una arañita

el destino dicen

 y el cuarto de barniz vintage

se acorraló del mundo

blancas magnolias cantan

aún cantan

sobre la mesa

guardo

una pizca de sal

quizá regreses

y podamos comer aquel asado que planeamos

y beber el vino aquel que compraste en Italia

 y la lluvia caerá

a torrentes sobre nuestros cuerpos

un destino dicen

pero no dicen que antes

sobre tu féretro reposa inasible

una corona de flores

 una magnolia.

(Del libro Ni Aguja Ni reloj, 2019. Ediciones Ruinas Circulares: Buenos Aires).

De Ni Aguja Ni Reloj, la poeta Raquel Garciela Fernandez escribió: “…perfecta simbiosis donde la lucidez y la belleza se retroalimentan para gestar un universo único y particular donde sus esperanzas y sueños de supervivencia y cambio son los de todas nosotras, mujeres que escribimos y leemos poesía, mujeres hechas de lenguaje, ideas y acciones concretas orientadas a reconocernos como hermanas en la palabra y más allá de ella”.

Para este nuevo ciclo, Las Tres Marías aportarán un nuevo volumen a la poesía contemporánea boliviana y latinoamericana, y más que latinoamericana, universal.

A

tención a la próxima publicación de Las Tres poetas cochabambinas.

De izq. a der. María Luisa Rendón, Rosse Marie Caballero y María de la Cruz Bayá, el día martes 23 de marzo de 2021, en Condominio Dominó, Cochabamba, Bolivia.
Últimos libros de poesía publicados por las tres autoras entre 2018 a 2019.

Texto publicado en 2010, subido al internet en 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: